InicioPRIMICIASDarío Barassi tiene su alter ego

Darío Barassi tiene su alter ego

En un mes se empezará a rodar en Mercedes (donde ya se hizo “Más respeto que soy tu madre) la serie “Canelones” financiada por la gente que apoyó la producción de Hernán Casciari para esta historia de ficción en seis capítulos de media hora cada uno.

 

Verónica LLinás y Darío Barassi volverán a reunirse tras su exitosa temporada de “Carcajada salvaje” en teatro, para hacer de madre e hijo en esta historia que también contará con las participaciones de Rada y César Bordon.


Canelones es una historia que nace de una anécdota personal y también involucra a la comunidad, en este caso, a un oyente.
-Sí. El cuento es de 2005 y la anécdota que refiere es de 1988. Con Chiri, de chicos, jugábamos mucho a hacer bromas telefónicas: Mercedes, pueblo chico, al pedo toda la tarde. Y teníamos una enorme experiencia en hacer bromas, pero un día hice una muy cruel que nunca me pude perdonar. Competíamos a ver quién hacía durar más a la víctima del otro lado del teléfono. A mí me toca una señora y yo usaba una técnica que era usar una voz pausada para que la otra persona tuviera que descubrir mi identidad. Y esta persona me dijo: “Daniel, sos vos?” Y me di cuenta de que Daniel era el hijo y que hacía bocha que no lo veía. Le seguí la corriente y me puse muy cruel, tenía dieciséis años. Le dije: “Estoy acá en el pueblo, mamá. ¿Me hacés canelones?”. Y la mujer me dijo que sí. Y en ese momento sentí la presión de la culpa, de saber que una mujer empezaba a preparar canelones.marian

Un tiempo después hice una carta pidiendo disculpas, en un diario de Mercedes que supuse leían las señoras, aunque no sabía quién era ella. En 2005, ya viviendo en Barcelona, escribí el cuento real, largo. Y en 2013, lo leí en Perros de la Calle. Y ese hijo lo escuchó. Y ató unos cabos, sobre una carta que le mandó la mamá antes de suicidarse, en el que hay un párrafo que él nunca entendió, que tenía que ver con algo que decía “lo que me hiciste esa noche no me lo merecía”. Se obsesionó conmigo durante todo el 2014, recibí mails yo, mi editorial, mi mujer de entonces, y en todos los casos creímos que era un chiste o no le dimos bola. No le contesté y no sé bien porqué. Tengo esos mails. El tipo empezó a stalkear y como lo mío, justamente, es tan autorreferencial llegó a mi mamá que había vendido la casa, había quedado viuda y vendía su casa de Mercedes por Facebook. La contactó por ahí y, en un momento, entre 2014 y 2015 empezaron a tener una relación virtual, romántica y hasta erótica. Mi vieja hoy me puede contar que se enamoró. Pero él estaba en un plan estratégico. En octubre de 2015, volví a Mercedes por primera vez desde 2008, el tipo se entera y va. Había estado esperando para ese momento. Lo demás es spoiler. Pero en esta trama nuestra hay dos tipos, nosotros, que van a resolver el problema sin muchas herramientas, y esa historia es divertida.

ACTUALIDAD

LAS MAS VISTAS

A %d blogueros les gusta esto: