InicioACTUALIDADLa estafa de una serie con Keanu Reeves que le costó a...

La estafa de una serie con Keanu Reeves que le costó a Netflix U$S 55 millones

Publicidad

Semejante compañía tambien se puede equivocar. En plena pandemia, allá por el 2019, Netflix confió en un chanta que les prometió una serie que sería más exitosa que “Stranger Things” y la plataforma perdió 55 millones de dólares en un proyecto que nunca llegó a tener ni un capítulo terminado.
La información fue polémica en este jueves en Uruguay, porque justamente fue en Montevideo donde el creador de “Conquest”, Carl Rinsch, que se había casado con la modelo uruguaya Gabriela Rosés Betancor, estuvo filmando en plena Plaza Independencia, incluyendo un apagón en la ciudad del que nunca se avisó a la poblacíón.
“El proyecto con Rinsch se convirtió en un fiasco costoso, un microcosmos de la era del gasto despilfarrador que ahora los estudios de Hollywood luchan por ponerle fin. Netflix terminó gastando más de 55 millones de dólares en la serie de Rinsch y le dio una libertad presupuestaria y creativa casi absoluta, pero nunca recibió un solo episodio terminado”, publico el New York Times.

Conquest




A poco de firmar el contrato, afirman, el comportamiento del director se volvió errático, según testimonios de gente cercana y otros proporcionados por su esposa en la demanda de divorcio. Rinsch dijo que había descubierto un mecanismo secreto de transmisión de la covid y que era capaz de predecir dónde caerían los rayos. Por si fuera poco, gastó millones de dólares en automóviles de alta gama y hasta en criptomonedas , dice La diaria de Uruguay.
Actualmente la compañía y el director de 46 años se encuentran en medio de un arbitraje confidencial iniciado por Rinsch, quien alega incumplimiento de contrato por parte de Netflix y reclama 14 millones de dólares en daños y perjuicios. Del otro lado niegan cualquier deuda y calificaron sus demandas como una extorsión. Rinsch no contestó una serie de preguntas proporcionadas por el periódico y en su cuenta de Instagram explicó que no lo hizo porque imaginó que el artículo “discutiría el hecho de que de algún modo perdí la cabeza… Spoiler alert: no lo hice”.
La carrera del director se había disparado en 2010 por una publicidad de Philips que ganó en el Festival de Cannes y hasta se mencionó la posibilidad de dirigir una precuela de la saga de Alien, pero en lugar de eso optó por 47 Ronin: la leyenda del samurái, que tuvo sus propias dificultades de filmación. Luego de eso y con ayuda de su esposa Rosés comenzó a escribir la historia de un genio que inventa una especie humanoide artificial llamada la Inteligencia Orgánica.
Estos seres son enviados a lugares problemáticos del mundo a llevar ayuda humanitaria, hasta que las personas descubren sus verdaderas intenciones. Financió las primeras filmaciones con su propio dinero, contratando actores y mano de obra europea para reducir costos. Cuando faltó dinero, apareció su amigo Reeves a aportarlo, convirtiéndose en productor junto con Rosés. Así terminaron seis episodios cortos, de no más de diez minutos, que usaron para presentar el proyecto a las grandes compañías.
Creyendo que tendría al próximo Stranger Things en sus manos, Netflix puso el dinero de la rebautizada Conquest, firmando un contrato que le daba el poder de corte final a Rinsch, algo muy poco común en la industria, además de asegurar a la pareja que permanecería al mando en sucesivas temporadas o series derivadas. Así comenzó la filmación del resto de la serie en San Pablo, Montevideo y Budapest.
Según el testimonio de Rosés, el comportamiento del director comenzó a cambiar por esos tiempos, mencionando el abuso de una anfetamina prescripta para el déficit de atención, que lo llevó a tener comportamientos erráticos y violentos. Después de terminar de filmar en Budapest, Rosés intentó que su pareja iniciara una terapia de rehabilitación, y junto a Reeves y otros amigos cercanos realizó una intervención en su hogar de Los Ángeles, que no tuvo el efecto deseado.
En 2020, cuando estalló la pandemia de coronavirus, Rinsch pidió más dinero a Netflix, que ya había gastado más de 44 millones de dólares. A esa altura la serie ya estaba atrasada y la compañía prefirió entregarle los fondos a dar por perdido el proyecto. Fue así que sumaron otros 11 millones de dólares, pero la mayoría del dinero terminó en una cuenta personal del director, con la que invirtió en acciones de alto riesgo que lo llevaron a perder la mitad de la suma en pocas semanas. Fue en julio de ese año cuando la uruguaya inició el trámite de divorcio.
Pocos meses después, luego de un cambio de ejecutivos en Netflix, nuevas autoridades se comunicaron con Rosés preguntando si ella tenía acceso a la filmación de la serie, para saber qué se precisaba para completar la primera temporada, pero ella prefirió no meterse en el asunto sin la aprobación de Rinsch. El 18 de marzo de 2021 Netflix le informó por correo electrónico que no daría más dinero para la serie Conquest, que él podía ofrecerla a otras plataformas pero que si era aceptada debían reembolsar el dinero invertido.
Los cuatro millones de dólares que le quedaban del último dinero fueron invertidos en la criptomoneda conocida como Dogecoin, que dio sus frutos y le llevó a ganar unos 27 millones de dólares. Con ese dinero compró cinco Rolls-Royces, una Ferrari y un reloj de casi 400.000 dólares, entre otras cosas. Los abogados de Rosés afimaron que lo hizo para esconder las ganancias en el juicio de divorcio, pero él afirmó que eran para utilizar en la serie.
Mientras tanto, “los uruguayos nos quedaremos sin ver a esos cientos de personas desnudas en una versión distópica de la plaza Independencia. Los tachos de basura volvieron a irse, pero esa es otra historia“, dice con humor La Diaria.

Publicidad
TEATRO
Publicidad
PERSONAJES
Publicidad

LAS MAS VISTAS

Publicidad